Sevilla
Descube el famoso "color especial" de esta ciudad cargada de historia y tradición.
Sevilla, tradición y alegría
No es ningún secreto, la capital de Andalucía es alegría, folclore y sabor popular en estado puro. La segunda ciudad española que más turistas recibe atrapa a sus visitantes con ese duende y esa magia de la que todos hablan y que tiene sus highlights durante la Semana Santa y la Feria de Abril.

En datos turísticos, el casco antiguo sevillano es el más grande de España, por lo que el centro de la ciudad se convierte en un auténtico museo de historia. Su catedral y los Jardines de los Reales Alcázares son patrimonio de la Humanidad por la Unesco, además el Alcázar es el palacio real en activo más antiguo de Europa.

Si se busca un plan cien por cien sevillano hay que dar un paseo en coche de caballos por la orilla del Guadalquivir, visitar la basílica de la Macarena, la virgen más famosa de España o tomar un vino con la vista fija en la Giralda.

Pasear por Triana, Santa Cruz o cualquiera de sus barrios antiguos es empaparse del arte de los sevillanos, cuya chispa, como ellos mismos dirían, quita el sentío.

Allí se celebra todo y todo se celebra comiendo y bailando, si son sevillanas mejor. Un plan perfecto siempre. Churros con chocolate para desayunar, una pulguita de pringá y una caña a media mañana y así hasta que caiga la noche y llegue la hora del rebujito. Si se busca un lugar verdaderamente especial, el Rinconcillo es el bar más antiguo de España, a pie de barra desde 1670.

Entre tanta tradición también asoma una Sevilla cosmopolita y chic, la de la vanguardista plaza de las Setas de Metropol Parasol y los restaurantes de cocina creativa en la zona de la Alameda. Es una Sevilla que visita las expos de moda en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, toma micheladas en Mano de Santo y se deja caer por el espacio cultural ultra creativo Caótica.

nuestras ciudades